sígueme por Email

lunes, 8 de octubre de 2012

Dietas bajas en hidratos, úlceras, incertidumbre y soberbia en medicina y...Mi amigo, ¡El Dr. Gilipollas!

¡La historia que les voy a contar es rigurosamente cierta, aunque les cueste creerla! El otro día, RBA publicó mi libro Toda la Verdad sobre la Dieta Dukan, ¡lo que me llenó de euforia y alegría! Dentro del subidón, regalé algunos ejemplares a amigos médicos- para que los leyeran y ver si les ayudaba a mejorar la calidad de vida y las enfermedades de sus pacientes crónicos-. Algunos de los compañeros lo recibieron con agrado, lo han leído y me han comentado que están empezando a adoptar los hábitos de vida saludables y recomendándolos a sus pacientes. Hasta aquí, ¡todo perfecto! Pero, lo que me llamó la atención fue el comentario de un compañero, al que llamaremos Dr. Gilipollas, que me dijo:
- “No voy a leerme el libro porque yo sé de qué va esta dieta y no es buena”. Cuando le pregunté:
- “¿Pero has leído artículos sobre el tema, has hecho algún estudio comparativo, no sé, algo de lo que llamamos ciencia? Me responde (más altivo y sobrado aún):
- “¡No me hace falta, lo sé y punto!”
Aunque le recomendé que leyera más medicina y saliera, de cenas y juergas, menos, creo que no sirvió de nada, porque me han llegado oídas de que sigue en su opinión mágica y no contrastada científicamente.
Este desencuentro me ha hecho recordar lo que ya he explicado en el libro: La medicina y la salud, por su propia esencia, están sometidas a cierto grado de incertidumbre, tanto porque la ciencia no tiene todas las respuestas para nuestros problemas de salud (todavía), como por nuestras propias limitaciones como médicos, a la hora de estudiar actualizarnos y retener el conocimiento existente. Y, muchas veces, los médicos no nos damos cuenta de esta incertidumbre con la que trabajamos, gracias a que en las facultades de medicina no sólo no se nos habla de la incertidumbre, sino que se cultiva la llamada, certeza dogmática, es decir, que lo que se nos cuenta en clase va para el examen y es la verdad absoluta, la mayoría de los médicos tenemos el sentido crítico atrofiado, además de creernos geniales.


Si los médicos bajamos de nuestra torre de marfil al mundo real veremos las siguientes cosas:
         1.ª- Actualmente, la tercera causa de muerte se debe a los cuidados sanitarios- fundamentalmente, por los efectos adversos de los fármacos-

Para que se haga una idea de lo que esto supone, puede ver en la tabla que, ¡los efectos secundarios de los fármacos matan al año en Estados Unidos, las mismas personas que el cáncer en España!



2ª.- Cuando hay huelgas masivas de médicos, la mortalidad de la población se reduce entre el 20 y el 50% (la principal razón es porque como no se recetan fármacos, hay menos efectos adversos y muertes por ellos)
3ª.- Desde que se introdujo la pirámide nutricional, la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares han aumentado un 30%.
4ª.- Las poblaciones que llevan un estilo de vida basado en la ingesta de escasos hidratos de carbono, apenas tienen enfermedades crónicas u obesidad, ¡Y sin tomar pastillas!

Todo esto contrasta con los datos presentados la semana pasada en el Informe de sobre Adherencia Terapéutica- Elaborado por los expertos de siempre- que dice que: Desobedecer a los médicos cuesta un tercio del gasto sanitario, además de poner en peligro la vida de los pacientes. Según se desprende de dicho informe, 5 de cada 10 pacientes crónicos no cumple las indicaciones de su médico y 2 de cada 10 enfermos agudos. De todos los datos del informe, los que más me han llamado la atención son los siguientes:

- Que el 85% de los pacientes hipertensos no cumplen las medidas higiénico-dietéticas dadas por su médico, es decir, el médico les dice: “No tome sal, no coma grasas, hínchese a hidratos de carbono, no coma más de 1600 Kcal, haga 1 hora de ejercicio diario…” Y ellos no lo cumplen, sino que, ¡se hinchan a grasas e hidratos, comen más de 1600 kcal, toman sal y no hacen ejercicio!

- Causas frecuentes de abandono del tratamiento son la desmotivación (16%) y el miedo a los efectos adversos (13%).

- Los pacientes con medicación para el colesterol son de los que más la abandonan.
Leyendo las conclusiones del informe, creo que los pacientes, aunque sea intuitivamente, saben más que los expertos, ya que, sabemos que las medidas higiénico-dietéticas que ponemos los médicos son una mierda e imposibles de llevar. Más fáciles de cumplir y más sanas es reducir la ingesta de hidratos y aumentar la de grasas y proteínas, de tal manera que, aunque no haya un límite de ingesta diario, nos bajaría la tensión arterial y no engordaríamos, además de poder tomar un poco más de sal. Por otro lado, es normal que los pacientes tengan miedo a los efectos adversos porque los fármacos tienen y muchos, como ya hemos visto en las causas de mortalidad. En cuanto a la desmotivación es algo lógico, ya que suponen mucho esfuerzo y pocos resultados. Por último, en cuanto al tratamiento del colesterol, ya sabemos y hemos comentado en un post anterior que las pastillas son prácticamente inefectivas y que tienen muchos efectos adversos.

Curiosamente, las medidas nutricionales que proponemos los que estamos a favor de las dietas bajas en hidratos de carbono, también bajan el colesterol y sin efectos secundarios.
Si a todo esto, le añadimos el hecho de que 7 de cada 10 estudios publicados sobre fármacos se retiran por fraude de los científicos a la hora de elaborarlos, tal y como se publica esta semana en la prestigiosa revista PNAS, podemos decir que la opción más segura para su salud es visitar poco al médico, tomar los menos fármacos posibles y una dieta sana de verdad – es decir, baja en carbohidratos-.

¿Por qué nos fiamos tanto del consejo de los expertos?
En 2009, el equipo de investigación de la Universidad de Emory, liderado por el Dr. Berns, Catedrático de Neuroeconomía y Psiquiatría diseñó el siguiente estudio:
“Se le pedía a un grupo de voluntarios que ellos mismos tomaran una decisión sobre sus finanzas. Posteriormente, recibieron un consejo- no muy bueno- por parte de un experto en finanzas.”
Mientras todo esto ocurría, sus cerebros eran escaneados mediante resonancia magnética dinámica y lo que se observó fue que: Ante el consejo del experto- aunque no era bueno- las partes del cerebro que son críticas con las decisiones y plantean alternativas permanecían inactiva. Este estudio revela porqué somos tan poco críticos y aceptamos de forma irresponsable los consejos de los expertos aunque no sean buenos.

¡A pesar de la evidencia científica disponible, el rechazo a las dietas bajas en hidratos no es una excepción en medicina!
Por desgracia, el caso que les cuento aquí no es una excepción en medicina. Existen cientos de situaciones similares a ésta, en la que, la comunidad científica no ha aceptado las investigaciones científicas que ponían en duda o cambiaban los criterios previamente establecidos. Las razones son variadas; intereses económicos, soberbia, no estudiar, creernos los mejores...

Un caso muy llamativo que ha ocurrido en los últimos años es el del descubrimiento de la bacteria que produce las úlceras, el Helicobacter Pylori. Hace 20 años, los doctores Barry J. Marshall y J. Robin Warren descubrieron, tras estudios muy serios y concienzudos, que el causante fundamental de las úlceras pépticas era una bacteria- del 90% de las úlceras duodenales y del 80% de las gástricas-. ¿Cuál fue la reacción de la comunidad médica?
- ¡REIRSE DE ELLOS!, les dijeron que '¡No tenían ni idea, que eso no era así...!' - Una de las principales razones, además del de la soberbia que gastamos los médicos habitualmente, fue económica, ya que en aquella época, sobre todo en Estados Unidos, los cirujanos ganaban mucho dinero operando a cientos de pacientes para que dejaran de secretar ácido en el estómago.
La situación se volvió tan ridícula y tensa que el Dr. Marshall llegó a inocularse la bacteria para demostrar que se le producía la úlcera y que, tras tomar una pauta de antibióticos, la bacteria era destruida y la úlcera se curaba.

Tras casi 15 años de risas y desprestigio hacia estos dos científicos, el Instituto Karolinska de Estocolmo, los galardonó con el Premio Nobel de Medicina en 2005,  reconociendo que, 'La comunidad médica se había equivocado y había juzgado a la ligera el descubrimiento... y que ellos tenían razón! Hoy día, pocos serán los médicos que duden de la etiología de las úlceras, a pesar de que hemos estado más de una década negando la evidencia y "humillando" a los que defendían la realidad científica.


Con todo esto, lo que le quiero decir es que, yo no quiero que los médicos o los pacientes estén a favor de lo que yo digo (en este caso, las dietas bajas en carbohidratos y la causa de las úlceras), sino que, debemos estudiar, leer la evidencia científica que hay sobre cada tema y llegar a unas conclusiones, razonadas y basadas en la mejor evidencia disponible!y no basarnos en:
- ¡Lo que diga la rubia...!, ¡Porqué yo lo valgo...! Porqué lo digo yo...!





10 comentarios:

  1. Cuando usas como argumento la estadística y los artículos no hay quien te pare; tienes toda la razón en denunciar la falacia "ad verecundiam", pero guárdate de caer en la falacia "ad populum". La poca adhesión a un tratamiento no implica por sí misma que éste sea malo, ¡La dieta cetogénica tiene pésima adhesión! Lo único que demuestra es poca confianza, obstinación del paciente y el hecho de que para muchos, cambiar un hábito de vida se les antoja delegar en el médico parte de su libertad de decisión. Es más, un consejo tremendamente desobedecido por los pacientes es el abandono del tabaco, y se me ocurren muy pocas recomendaciones mejores que esa.

    Justamente hoy nos han mostrado el caso real de un hombre joven con enfermedad de Crohn de 11 años de evolución que se negaba a iniciar el tratamiento con azatioprina (pese a ser éste efectivo). Debido a eso, padeció un absceso perianal y una fístula complicada con dos trayectos. Después de mucho sufrir sí que transigió en tomarse la dichosa pastillita y mejorar (pero claro, primero ha tenido que pasar por quirófano).
    El paciente, sobre todo el crónico, hasta que no se ve "mu malito" no le hace caso al médico. Me recuerda al niño rebelándose a su padre o madre. En casos extremos llegan a decir que "prefieren morirse, pero viviendo como ellos quieren". Conozco el caso cercano de un hombre que necesita una concentrador de oxígeno y una CPAP para dormir, tiene los dedos que rivalizan con las baquetas del mejor batería, se pone cianótico con sólo subir un tramo de escaleras y aún con todo no hay quien le quite el cigarro de la mano.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Me encanta que te animes a comentar!! Tienes razón en que la poca adhesión a las medidas no indica que sean malas "per se", pero sí que es cierto que, si son fáciles y sencillas, la gente se adhiere y las sigue. En cuanto a la adhesión a las dietas cetogénicas, el mayor riesgo de dejarlas es en las 2 primeras semanas, que es cuando se produce el "mono" y el cerebro nos pide "a gritos" azúcar para satisfacer sus deseos más oscuros. Aunque hay pocos estudios donde se mida la adherencia a las distintas dietas, los que hay, indican que hay un mayor seguimiento para las bajas en hidratos que para las hipocalóricas, siempre teniendo en cuenta la alta tasa de abandono en general. Pero, la ventaja de la cetogénica es que una vez que pasas los primeros días/semanas malas, luego son muy llevaderas y fáciles de seguir. Además, la cetosis es euforizante por lo que nos mejora hasta el estado de ánimo!!

      Lo que comentas de la Enfermedad de Crohn es una putada, el caso en sí y la propia enfermedad porque, y ya lo irás viendo, aunque esos fármacos ayudan bastante, de un día para otro puede aparecerle un nuevo brote, que acabe en cirugía, ingreso prolongado...

      Seguimos en contacto!!

      Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Muchas gracias por estos comentarios y estadisticas ayudas mucho a ver el otro lado de lo que estoy aprendiendo!!!
    Estoy leyendo tu libro y hay cosas muy interesantes.
    Saludos. Angel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ángel, por los comentarios, tanto del blog, como del libro!! Me alegra mucho que te parezca interesante y te sirva!! Cualquier cosa, ya sabes que puedes comentarmela!!

      Un abrazo fuerte!!

      Eliminar
  3. Yo tengo algo bueno que decir. Por suerte, mi endocrina es de mente abierta (Dra. Marazuela, Hospital La Princesa). Esta mañana he ido a su consulta y me ha sorprendido. Ha visto mis análisis y me ha comentado preguntado que como estaba; hasta aquí como siempre. Le he dicho que bien y le he comentado que estaba haciendo la dieta cetogénica que me habías pasado tu, y que estaba mejor, me notaba más ágil y menos hinchada. Inmediatamente, me ha dicho que le parecía perfecto parece que hasta se ha alegrado, y me ha llevado a un cuarto, a parte, para pesarme en la báscula con impedanciometría. Desde el último dato hasta hoy, he pasado de 84 kg a 80, perdiendo 2 kg de grasa y 2 kg de líquidos. Me ha dado la enhorabuena y me ha dicho que si estoy bien, que si me va bien, no lo deje. "Esto tiene que ser para siempre" y me ha subido la dosis de tiroxina. Al parecer cree que si sigo con la dieta, me estabilizaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. enhorabuena, Paqui!! Me alegro muchisimo, por ti, que lo estas haciendo genial!! Y por tu endocrina, que sea capaz de adaptarse a cada paciente y te anime y vaya haciendo el seguimiento!!

      Lo tenemos que celebrar!!

      Bs

      Eliminar
  4. Yo estoy de acuerdo con svpam en que el que no se siga un tratamiento no significa que éste sea equivocado. Considero que en muchas ocasiones hay que facilitarle la tarea a los pacientes y explicarle qué es un hidrato de carbono, qué es una proteína o qué tipo de grasas hay...parece muy básico pero muchos- muchísimos- lo desconocen. Recalco de nuevo el papel del nutricionista en la educación nutricional...creo que si el sistema sanitario nos tuviese más en cuenta habría menos desconocimiento y más seguimiento de los tratamientos. Es mi punto de vista, claro:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, Naira!! Gracias por dar tu punto de vista, que sin duda es muy interesante y útil!! Yo tambien comparto tu opinión sobre la necesidad de informar a la población y ayudarles a mejorar su dieta, vida...!!

      Un beso!!

      Eliminar
  5. Muy buen post y bien clarito, te queria comentar como representante de la Asociacion Española de Sindrome de Ovarios Poliquisticos, que la dieta que recomendamos a nuestras socias es la de bajo indice glucémico, en Estados Unidos todos los endocrinos son las que recomiendan a sus pacientes con SOP, sin embargo aqui en España no hay endocrinos que la lleven, te dan solo la de 1200 calorias y te las apañas, como tenemos un problema de resistencia a la insulina que es lo que agrava todos nuestros demás sintomas, la dieta que nos dan no mejora nada, se pierden 4 kilos y luego es imposible adelgazar más a pesar de asegurarles a los medicos que la estamos haciendo correctamente¡¡ nos llaman gordas y encima creen que mentimos¡¡
    En cuanto a la dieta Dunkan, aunque algunas de nuestras socias la han probado, yo no la recomendaria sino es que con una supervisión medica, entrar en cetosis son palabras mayores a mi juicio de no entendida.
    Creo que hay un termino medio entre la dieta dunkan y la dieta mediterranea y es esta dieta baja en IG
    - No tomar azucar refinadas en ninguna de sus maneras
    - Tomar hidratos de carbono complejos con bajo indice glucémico, se preferiran las legumbres, verduras, frutas y arroz y pan integral (estos dos ultimos con moderación), cereales integrales y si puede ser salvado, quinoa mejor que no están tan manipulados además llevan fibra que hace que nuestro cuerpo los absorba más lentamente eliminando los picos de bajadas de glucosa y por tanto teniendola más estable y evitando asi el consabido circulo vicioso de bajada de azucar-hambre-comer azucar-
    - Nada de alimentos preparados que llevan azucares refinados y sales
    - Carnes sin grasas
    - Pescados preferentemente azules por su omega 3
    - Prohibidisimos las bebidas gaseosas sobre todas las colas que son dañinas doblemente por el azucar y la cafeina que llevan (en nuestro caso hace que el cortisol nos aumente y estemos más estresadas)
    - Comer cada 3 horas más o menos en cantidades moderadas, se preferirá tomar los hidratos de carbono por la mañana porque asi se quema esa energia y por la noche se comeran solamente verduras y proteinas
    - Aconsejamos hacer ejercicio moderado diario entre media hora a una de pasear, natación, etc y también algún tipo de ejercicio de relajación, yoga,taichi, acupuntura, meditacion porque por general al tener las hormonas descontroladas nos produce ansiedad y sobretodo por comer (hacemos lo que los americanos denominan binge-eating o picoteo pero es debido al descontrol que tenemos debido a la resistencia a la insulina.

    Si quieres saber más sobre este problema que afecta al 6 de cada 100 mujeres en el mundo pasate por www.aesopspain.org

    Gracias y un saludo

    Arantxa

    ResponderEliminar
  6. Estimado Doctor Campillo,
    Soy profesor de física , amante de la ciencia y enamorado del deporte entre otras cosas . Mis kilos de más se están yendo a paso ligero con la dieta cetogénica y mi inseperable bicicleta . Quiero agradecerle su contribución al bienestar general y a la comprensión real de lo que el método científico es y , sobre todo , lo que no es . Ha de saber usted que va a ser citado innumerables veces a un grupo de alumnos de tercero de la ESO que me va a sufrir en el aula ;D . Felicidades y Gracias . Usted y Dukan están sacando los colores de una manera apasionante a ciertos lobbies muy apoltronados en sus sacos de billetes.

    ResponderEliminar