sígueme por Email

miércoles, 19 de diciembre de 2012

¡Fármacos, suicidios, fraude científico y mucho más!


Actualmente, se publican más de 2,5 millones de artículos médicos al año en revistas dedicadas exclusivamente a ello. No abra todavía la boca (de asombro, ¡claro!) porque este número es una minuta si se compara con casi los 2 millones de datos que, anualmente se obtienen de estudios que nunca se llegan a publicar, ¿por qué? Porque dan luz sobre algo que a la empresa farmacéutica, que patrocina el estudio, no le interesa. Por ejemplo;  hace unos años, se publicó que un antidepresivo, llamado Paroxetina, podía ser útil en el tratamiento de la depresión de los niños, mientras que los datos desprendidos de ese estudio, pero que no se publicaron,  demostraban que no sólo no servía para los chavales, sino que podía aumentar el riesgo de suicidio. 



El laboratorio, al publicar esto, intenta que se acepte el fármaco como tratamiento de la depresión infantil ¿y qué si se suicidan algunos niños, mientras las ventas son millonarias! 

ANTIDEPRESIVOS, ENSAYOS CLÍNICOS MANIPULADOS, SUICIDIO, INSOMNIO Y HIP-HOP.

          La depresión es una de las enfermedades más frecuentes en nuestros días así que, las empresas, siendo conscientes de ello, se pusieron manos a la obra (y siguen haciéndolo) para desarrollar fármacos que ayudaran a mejorar su evolución y “la curara”, siempre que tomáramos el tratamiento, “de por vida”. En los últimos 30 años han desarrollado múltiples estudios para descubrir qué moléculas podían ser mejores para esta terrible enfermedad, que es la causa más frecuente de suicidio.
          Tras muchos esfuerzos y dinero invertido, patentaron gran cantidad de fármacos que, según demostraban sus estudios, eran muy eficaces para este mal del siglo XX-XXI. Hasta aquí la historia tal y como nos la han contado, incluso en las facultades de medicina. En adelante, ¡LA CRUDA REALIDAD!

          En los años 80, la farmacéutica  Eli Lilly desarrolló el Prozac® y, aunque, en 4 de los 5 ensayos clínicos (EC) frente a placebo que se desarrollaron para solicitar su aprobación por FDA, el placebo demostró ser mejor,  la FDA, contra toda lógica, lo aprobó, se desarrolló una campaña de marketing magnífica y Lilly consiguió unas ventas espectaculares!  ¡Hasta consiguieron introducirlo en la Guerra de Irak!


      En 2008, el doctor EH Turner y sus colaboradores compararon los resultados publicados para 12 antidepresivos en más de 12000 pacientes incluidos en los estudios, con los datos que la FDA tenía sobre dichos estudios y observaron que: 

Había variaciones hasta más del 50% en cuanto a la efectividad publicada por los laboratorios y la real, concluyendo que la publicación parcial (“amañada”) de los datos sobre fármacos supone un riesgo real, en cuanto a efectos adversos e incluso de muerte, tanto para los pacientes como para los médicos e investigadores.

          Esta historia se volvió a repetir cuando, investigadores del Johns Hopkins Bloomerg School of Public Health compararon la utilidad de gabapentina para el tratamiento de dolores neuropáticos, desórdenes bipolares (manía-depresión) y en la prevención de las migrañas, según habían publicado Pfizer y Parke-Davis, con los datos que estas empresas tenían pero que no habían hecho públicos. De los 20 EC que habían patrocinado, solamente publicaron 12 de los cuales, en 8, cambiaron, para el artículo que publicaron, el propósito inicial y la hipótesis a demostrar del estudio, una vez acabado y cuando vieron que los resultados no les gustaban (lo que es uno de los mayores fraudes que se pueden hacer en metodología de la investigación). En los otros 5, no publicaron datos que eran importantes para el estudio o los cambiaron en comparación con el original. 

         Cuando otros investigadores, quisieron comprobar si el efecto publicado de la Reboxetina en el tratamiento agudo de la depresión mayor era verdad o, como casi todo, estaba mal publicado, estudiaron de forma muy minuciosa tanto los estudios publicados como los no publicados en los que se comparaba el fármaco con placebo (se dan pastillas que no tienen ningún efecto, pero el paciente no lo sabe y, lo ideal, sería que el investigador que analiza los resultados, tampoco). ¿Cuál cree usted que fue la conclusión a la que llegaron los autores? Pues eso...

"Reboxetina, no sólo era ineficaz para el tratamiento de los pacientes depresivos, sino que era potencialmente peligroso por sus efectos adversos" 


       Curiosamente, en EEUU no fue aprobado para esta indicación, mientras que en muchos países europeos, sí. ¿Es diferente la ciencia y sus conclusiones a un lado y otro del Atlántico? En estudios recientes, con seguimiento de 10 años de los pacientes depresivos en tratamiento con fármacos frente a placebo, tampoco se han observado diferencias en cuanto a la severidad de la enfermedad y, sí se ha visto que los antidepresivos tienen más efectos secundarios (aumento de peso y síntomas depresivos). 

       Además, en la actualidad, el suicidio es la segunda causa de muerte en jóvenes adultos y, según estimaciones de la OMS, será la segunda causa de muerte general a partir del año 2020 (actualmente, en España es la primera causa de muerte externa (no debida a enfermedades potencialmente mortales, por delante de los accidentes de tráfico), por tanto, poco hemos avanzado en el conocimiento y tratamiento de la enfermedad depresiva (principal causa de suicidio), salvo por haber hecho ricos a unos pocos, que deciden amañar los datos, faltar a la ética y jugar con la vida de personas inocentes.
          
        El dolor de rodillas y cadera (artrosis) es relativamente frecuente, sobre todo a partir de los 50 años, esto, que también lo saben los que fabrican pastillas, vieron un filón para hacer dinero fácil, así que, tras muchas vueltas y sugerencias de ideas, se les ocurrió que, ya que la glucosamina está presente en el líquido que rodea las articulaciones y la condroitina, también existente en los cartílagos, si se daban por vía oral, podrían regenerar las articulaciones afectas por la artrosis y reducir el dolor de la misma, para ello, diseñaron EC y concluyeron que estos fármacos eran geniales (y consiguieron que las guías de práctica clínica los recomienden para este tipo dolor articular), tal ha sido el éxito del marketing, que la facturación global anual de estos productos se ha incrementado en un 60% desde 2003 hasta hoy (2 billones de dólares) y se calcula que para  2013 será de 2,3 billones de dólares. Pero, con toda la cantidad de millones que cuestan anualmente, ¿realmente sirven para algo estas sustancias? Esta pregunta también se la han hecho Simon Wandell y su equipo, así que, recientemente han publicado en la prestigiosa revista BMJ un brillante metaanálisis (estudio que agrupa todos los EC sobre el tema y obtiene una conclusión global, por tanto, son más potentes metodológicamente, si están bien hechos, que EC aislados) en el que se comparan estas sustancias frente a placebo en la mejora del dolor articular y la mejoría desde el punto de vista radiológico. La conclusión ya se la imagina: 

"Ni la glucosamina, ni la condroitina, ni las dos juntas, reducen el dolor ni mejoran el aspecto radiológico de las articulaciones, por tanto, las autoridades sanitarias deberían plantearse patrocinar su uso y, los mismos médicos, deberían recomendar a sus pacientes que no tiren su dinero"

        

EL AVASTIN®: DE HÉROE CONTRA EL CÁNCER DE MAMA A VILLANO…¡¡PERO CON RAZÓN!!

          Hasta ahora hemos visto que la aprobación de fármacos para enfermedades generales y no malignas es una farsa pero podemos pensar que en el caso del cáncer la situación es diferente, ya que se trata de un conjunto de enfermedades malignas, muchas de ellas de difícil tratamiento y curación, con alto nivel de secuelas para el paciente y sus familiares y con la posibilidad de muerte siempre presente en el horizonte, así que: “No se atreverán a jugar con los sentimientos de los pacientes afectados de esta enfermedad tan terrible, ¿no?”
          El Avastin®, nombre comercial del bevacizumab, es un inhibidor de la angiogénesis, es decir, que se encarga de cortarle los suministros de nutrientes, a través de los vasos sanguíneos, a los tumores. Fue aceptado para su uso en cáncer de colon, riñón, pulmón y tumores cerebrales pero, en 2008, Roche® pensó que si lo introducía como tratamiento en cáncer de mama, sacaría mucho más dinero, así que, convenció a la FDA (food and Drugs Administration) de EEUU, con unos “cutres” y “maquillados” ensayos clínicos, de que era bueno para este tipo de tumor, así que, los dirigentes de la FDA, a pesar de que el comité de expertos que asesoró sobre el asunto, recomendó que no se aprobara, ¡se aprobó!. Avastin® no sólo nunca ha demostrado que aumente la supervivencia en cáncer de mama respecto a no tomarlo, sino que, además, aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca congestiva (“se le han encharcado los pulmones”, que dice la gente de la calle), hipertensión maligna (con sus consecuencias, como el infarto cerebral y cardíaco), así como perforaciones del tubo digestivo, fosas nasales, etc con respecto a no tomarlo. Todo esto quiere decir que si lo tomo, en el mejor de los casos, me muero igual que si no lo tomo, con la desventaja de que, seguro que estaré ingresado más tiempo en el hospital que si no lo tomo, y, en el peor de los casos, me muero antes y de forma trágica; por un infarto o una peritonitis aguda. A raíz de todo esto (se ve que a alguien se le ha removido la conciencia)  la FDA y la Agencia Europea del Medicamento han decidido retirarlo para el cáncer de mama, lo que está bien pero, ¿por qué no se retira también para el resto de tumores, cuando ya hay estudios que demuestran que produce las mismas complicaciones que en el tumor de mama? Volvemos a los intereses creados. Sólo la retirada para el cáncer de mama, le va a suponer a Roche® unas pérdidas de 1000 millones de dólares al año y, si se dejara de usar en el resto de tumores, que sería lo lógico, las pérdidas ascenderían a los 6000 millones/año.
            
          Esto son sólo unos ejemplo de tantos pero, la realidad es que los dirigentes que deben velar por nuestra seguridad en cuanto al uso de medicamentos, les importa más el dinero que reciben bajo mano que la seguridad de los tratamientos médicos. Lo mismo les ocurre a los directivos de los laboratorios y grandes empresas farmacéuticas que poco les importa que mueran pacientes, se intoxiquen o tenga efectos secundarios graves, si siguen contribuyendo a aumentar su cuenta corriente. Suena duro, pero es la realidad y puede comprobarla si maneja internet a nivel usuario y lee algunos de los artículos publicados en las bases de datos médicas. Las evidencias están ahí pero, como poca gente lee estudios y, de los pocos que los leen, casi ninguno sabe interpretar si son correctas o no las conclusiones, se las creen sin más. 

... Y PARA TERMINAR... COMO VA SIENDO COSTUMBRE... A LO "HILL STREET BLUES"



¡POR FAVOR, TENGAN CUIDADO AHÍ FUERA...!






miércoles, 5 de diciembre de 2012

¡Si Cuando hablas nadie se MOLESTA, eso es que NO HAS DICHO absolutamente NADA!

Hace un par de semanas, el periódico La Opinión de Murcia publicó una entrevista en la que hablaba de los estudios científicos y los beneficios de las dietas bajas en hidratos de carbono, no sólo para perder peso, sino para enfermos crónicos (diabéticos, epilépticos, etc.). Al principio, pensé que la entrevista NO había tenido más importancia y que nadie la habría leído pero, tal y como dice Michael Crichton y parafrasea Risto Mejide en su último libro Annoyomics, ¡DEBÍ DECIR COSAS IMPORTANTES O INTERESANTES! porque se ha montado tal revuelo sobre la entrevista ("¡Ha molestado!") que, no sólo muchos pacientes me lo han comentado en la consulta, con agrado y esperanza por intentar mejorar su situación de enfermedad de crónica, sino que La Sociedad Murciana de Endocrinología ha enviado un comunicado a La Opinión, explica "su verdad sobre las dietas bajas en hidratos" (No consigo encontrar el link de su comunicado). Así que, hoy he decido dedicar este post a ellos. 

"LAS VERDADES A MEDIAS SON MENTIRAS A MEDIAS"

En dicho comunicado, La Sociedad Murciana de Endocrinología (SME) dice que: "han mostrado su postura contraria a las dietas cetogénicas" y que "Han hecho hincapié en la necesidad de conocer sus ventajas y desventajas para no confundir a la población". Todo esto sería perfecto, si "su postura" y las "ventajas y desventajas" de este tipo de dietas las hubieran basado en argumentos científicos, que es lo que vamos a hacer en este post. Del comunicado publicado, podemos resaltar los siguientes puntos: 

1º.- La SME dice que: "Las dietas más aceptadas y utilizadas por la comunidad médica y científica, por su seguridad y eficacia, son las dietas hipocalóricas equilibradas".

Aunque las dietas "hipocalóricas equilibradas" han sido de las más utilizadas en los últimos 30 años, los estudios científicos sobre el tema demuestran que: "NO SON EFECTIVAS A MEDIO/LARGO PLAZO PARA PERDER PESO, ya que permiten perder unos 5-6 kilos, de media, en los 6 primeros meses y, luego, o no se pierde más peso o se recupera parte o todo el peso perdido, aunque se asocien con ejercicio físico o fármacos" (1). 

2º.- Otra afirmación, bastante "chocante" y poco actualizada científicamente, que hace la SME es: "Inicialmente (las dietas cetogénicas) consiguen mayor pérdida de peso que las dietas hipocalóricas equilibradas, pero este efecto no se mantiene a los 12-24 meses". 

Esto tampoco es cierto, ya que, si volvemos a consultar la ciencia y no nos basamos en opiniones y creencias, podemos ver que: 

     - En los últimos años se han publicado Ensayos Clínicos (tipo de estudio científico más serio) en las mejores revistas médicas del mundo (como es New England Journal of Medicine) donde, al comparar, una dieta hipocalórica baja en grasas (como las que recomiendan la SME y las principales "sociedades científicas"), una dieta tipo Mediterránea HIPOCALÓRICA y una dieta baja en hidratos de carbono SIN RESTRICCIÓN DE CALORÍAS (dieta cetogénica tipo Atkins, Dukan o similares) DURANTE UN PERIODO DE 2 y 4 años, se observa que: "LA DIETA BAJA EN HIDRATOS DE CARBONO A LOS 2 AÑOS DE HABERLA INICIADO, ES MEJOR PARA PERDER PESO (¡y se pierde más!) QUE LA BAJA EN GRASA HIPOCALÓRICA, ADEMÁS DE MEJORAR MÁS LOS FACTORES DE RIESGO CARDIOVASCULAR" (2). Además de ser; "AL MENOS, TAN SEGURA COMO LA BAJA EN GRASA HIPOCALÓRICA". 

       - Otros muchos estudios han demostrado, tanto la eficacia y seguridad de las dietas cetogénicas sin límite de calorías, a medio y largo plazo, frente a las "hipocalóricas equilibradas". Además, a seguimientos de 1 año, la dieta cetogénica resultó ser más saludable ya que se asoció a una mayor mejora en factores de riesgo cardiovascular, en el perfil lipídico, renal y glucémico (3-5).

      - El mismo equipo del Dr. Shai, continuó el seguimiento de estos mismos pacientes a los 4 años de haber iniciado la dieta, observando que: "LAS DIETAS MÁS EFECTIVAS ERAN LAS BAJAS EN HIDRATOS DE CARBONO-SIN RESTRICCIÓN DE CALORÍAS- Y LA TIPO MEDITERRÁNEA -SIEMPRE QUE FUERA HIPOCALÓRICA- Además, LA BAJA EN HIDRATOS DE LA QUE MÁS MEJORABA EL RIESGO CARDIOVASCULAR Y LA RELACIÓN COLESTEROL MALO/COLESTEROL BUENO (LDLc/HDLc), como podemos ver en la siguiente figura (6). 


    - Mas estudios científicos demuestran que: "A igualdad de calorías consumidas, las dietas cetogénicas son más efectivas en la pérdida de peso que las dietas convencionales altas en carbohidratos y bajas en grasas. Además, las dietas cetogénicas hacen perder más grasa y conservan más la masa muscular que las otras" (7-9).

"SÍNDROME METABÓLICO, EL ORIGEN DE LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS"

Quizás no haya oído hablar nunca del síndrome metabólico pero le puedo asegurar que es el origen común de gran cantidad de enfermedades crónicas de hoy día, en concreto las más frecuentes y las que mayores complicaciones y mortalidad prematura producen hoy día (hipertensión, diabetes asociada a la obesidad, obesidad, etc.). Esta enfermedad fue descubierta hace más de 30 años por el lúcido y eminente Jefe de Endocrinología de Stanford Dr. Gerald Reaven, desde entonces y a pesar de que en repetidas ocasiones el Dr. Reaven ha dicho y publicado en las revistas médicas afirmaciones científicas de este tipo, ¡MUY POCOS MÉDICOS Y SANITARIOS LE HAN HECHO CASO O LEÍDO SUS TRABAJOS!: 

"Las dietas ricas en hidratos de carbono y bajas en grasas (como las que recomiendan la SME, entre otras) NO sólo no están indicadas para el tratamiento de estos pacientes, sino que les AGRAVAN EL PROBLEMA, empeorándoles el riesgo cardiovascular (aumentan los triglicéridos, disminuyen el colesterol bueno (HDLc) y el colesterol malo (LDLc), aunque reducen el número de partículas, las que quedan son más peligrosas (pasan de ser del tipo llamado pattern A, que es sano y no tiene riesgo cardiovascular, al tipo llamado pattern B, que son las que tienen riesgo cardiovascular, en casi 1 de cada 2 pacientes que siguen este tipo de dietas" (10-13).




Todo esto enlaza con otra de las afirmaciones de la SME que dice: "A pesar de disminuir triglicéridos y aumentar HDLc (Colesterol bueno), el perfil lipídico global es menos beneficioso que el obtenido tras realizar una dieta hipocalórica equilibrada, ya que consiguen menor reducción". Esta afirmación, también demuestra que no han interiorizado y puesto en práctica los trabajos, tanto del Dr. Reaven, como del equipo del Dr. Ronald Krauss, experto en lípidos, colesterol, triglicéridos, etc. donde demuestra que: "No es tan importante la cantidad de LDLc que se tiene, sino del tipo que son (pattern A o pattern B).

   - Como puede ver en la tabla anterior, de los 5 factores que determinan el síndrome metabólico, 2 de ellos (HDLc y triglicéridos) hasta la misma SME reconoce que: "MEJORAN MÁS CON LAS DIETAS CETOGÉNICAS", además, esto también lo dice la ciencia. Por otro lado, hasta ahora en este post, hemos demostrado que las dietas cetogénicas también son muy útiles para perder peso (el 1º de los items del síndrome metabólico), con lo que, hasta aquí, CON LA CIENCIA EN LA MANO, podemos decir que: 

"LAS DIETAS CETOGÉNICAS SON SEGURAS, EFICACES, REDUCEN, PREVIENEN O SON ÚTILES PARA TRATAR 3 DE LAS 5 CARACTERÍSTICAS DEL SÍNDROME METABÓLICO".

Si seguimos avanzando en nuestra búsqueda de la "verdad científica actual" (con su grado de incertidumbre propio de la ciencia), veremos que las dietas cetogénicas son muy útiles para reducir la hipertensión arterial, ya que, actúan sobre los 3 principales mecanismos que producen la llamada hipertesión esencial, que es la más frecuente. Todo esto, también lo demostró el Dr. Reaven, entre otros, hace más de 20 años (14-20).
     


- Por último, comentarles, a ustedes y a la SME que, respecto a los pacientes diabéticos tipo 2, el estado actual de la ciencia médica dice: 
  
       1º.- Desde 2008, la Asociación Americana de Diabetes, incluye este tipo de dietas (Bajas en hidratos de carbono o cetogénicas) en el tratamiento para la pérdida de peso de los pacientes diabéticos (21). 

      2º.- Entre otros muchos, el grupo del Dr. Feinman, profesor de Biología Celular en la Facultad de Medicina de New York y Fundador de la prestigiosa revistas Nutrition&Metabolim ha publicado diversos artículos científicos de revisión y ensayos clínicos, donde demuestra que las dietas cetogénicas son la opción nutricional más efectiva y saludable, tanto para los pacientes diabéticos tipo 2, como para los que tienen síndrome metabólico (22-27).
  
        3º.- En España, muchos profesionales de la medicina, están publicando estudios muy esperanzadores y serios, donde demuestran que este tipo de dietas (bajas en hidratos de carbono) son mejores para diabéticos, que la típica de reducir calorías.



En esta gráfica, se resume el efecto de las principales dietas (rica en fibra, baja en grasa/rica en hidratos de carbono con bajo índice glucémico, y baja en hidratos de carbono), como puede ver, la más efectiva y saludable para controlar los principales factores de riesgo cardiovascular es: LA DIETA BAJA EN CARBOHIDRATOS O CETOGÉNICA.

CONCLUSIÓN 

En la magnífica película "Algunos Hombres Buenos", de Tom Cruise, Jack Nicholson, etc. cuando Tom Cruise (abogado de dos pobres pardillos marines que han matado, sin intención, a otro compañero intentando darle un escarmiento) está interrogando al Coronel de la Base de Guantánamo (interpretado por Jack Nicholson) y le dice: ¡QUIERO LA VERDAD...! - Éste, responde: 

"¡QUIZÁS NO ESTÉS PREPARADO PARA LA VERDAD!!!!!"



¡... Quizás, mis compañeros de la SME tampoco estén preparados para la verdad....! Porque, después de todo este rollo, hemos demostrado, científicamente, que las dietas cetogénicas son las únicas que mejoran los 5 factores del síndrome metabólico, además de ser efectivas y seguras, tanto a corto, como a largo plazo. Por tanto, podemos concluir que la última afirmación de la SME que dice: "No somos partidarios de las dietas cetogénicas con bajo contenido de hidratos de carbono para el tratamiento de la obesidad ni de la diabetes por considerarlas perjudiciales para la salud". NO ESTÁ RESPALDADA POR EL ESTADO ACTUAL DE LA CIENCIA Y QUE UNA CONCLUSIÓN MÁS ADECUADA DESDE EL PUNTO DE VISTA CIENTÍFICO SERÍA: 

"A DÍA DE HOY, LA CIENCIA HA DEMOSTRADO QUE LAS DIETAS BAJAS EN HIDRATOS DE CARBONO (CETOGÉNICAS) SON LAS MÁS EFECTIVAS PARA EL TRATAMIENTO DEL SÍNDROME METABÓLICO Y DE LA RESISTENCIA A LA INSULINA (origen de la diabetes tipo 2)".

Avance: En el próximo post (espero que sea en 2-3 días) hablaré de los efectos perjudiciales y nocivos para los pacientes de la insulinazación, de las grasas y sus efectos en el organismo y de alguna tontería más. 



Buen Puente, el que lo tenga (¡yo no!)...Y.... POR FAVOR, TENGAN CUIDADO AHÍ FUERA...!


Bibliografía

1.- Franz MJ, et al. Weight-loss outcomes: a systematic review and meta-analysis of weight-loss clinical trials with a minimum 1-year follow-up: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17904936

2.- Shai I, et al.  Weight loss with a low-carbohydrate, Mediterranean, or low-fat diet. N Engl J Med. 2008 Jul 17;359(3):229-41

3.- Westman EC, et al. Effect of 6-month adherence to a very low carbohydrate diet program. Am J Med. 2002; 113: 30-36.    
4.- Stern L, et al. The effects of low-carbohydrate versus conventional weight loss diets in severely obese adults: One-year follow-up of a randomized trial. Ann Intern Med 2004;140:778-785. 
5.- Dashti HM, et al. Beneficial effects of ketogenic diet in obese diabetic subjects. Mol Cell Biochem. 2007; 302:249-56.   

6.- Shai I, et al. Four-year follow-up after two-year dietary interventions.  2012 Oct 4;367(14):1373-4

7.- Young CM et al. Effect on Body Composition and Other Parameters in Obese Young Men of Carbohydrate Level of Reduction Diet. Am J Clin Nutr. 1971; 24: 290-96. 
8.- Sondike SB, Cet al. Effects of a Low- Carbohydrate Diet on Weight Loss and Cardiovascular Risk Factor in Overweight Adolescents. J Pediatr. 2003; 142: 253-58. 
9.- Benoit FL, et al. Changes in Body Composition During Weight Reduction in Obesity: Balance Studies Comparing Effects of Fasting and a Ketogenic Diet. Ann Intern Med. 1965; 63: 604-12.  
10.- Reaven GM. The insulin resistance syndromedefinition and dietary approaches to treatment. Annu Rev Nutr. 2005;25:391-406. Review.
11.- Reaven GM. Do high carbohydrate diets prevent the development or attenuate the manifestations (or both) of syndrome X? A viewpoint strongly against.  1997 Feb;8(1):23-7.
12.- Krauss R, et al. A very low-fat diet is not associated with improved lipoprotein profiles in men with a predominance of large, low-density lipoproteins: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10075324
13.- Krauss R, et al. Relationship of dietary fat, protein, cholesterol, and fiber intake to atherogenic lipoproteins in men: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/302447
14.- Nobels F, et al. Weight Reduction With a High Protein, Low Carbohydrate, Caloric Restricted Diet: Effects on Blood Pressure, Glucose and Insulin Levels. The Netherlands Journal of Medicine. 1989; 35: 295-302.
15.-Kopp W. Pathogenesis and etiology of essential hypertension: role of dietary carbohydrate. Med Hypotheses. 2005; 64:782-87.
16.-Lucas CP, et al. Insulin and Blood Pressure in Obesity. Hypertension. 1985; 7: 702-06
17.-Muscelli E, et al. Effect of insulin on renal sodium and uric acid handling in essential hypertension. Am J Hypertens. 1996; 9: 746-52.
18.- Rocchini AP. Proceedings of the Council for High Blood Pressure Research, 1990: Insulin Resistance and Blood Pressure Regulation in Obese and Nonobese Subjects: Special Lecture. Hypertension. 1991; 17: 837-42.
19.-Stamler J, et al . Inverse relation of dietary protein markers with blood pressure. Findings for 10,020 men and women in the INTERSALT Study. INTERSALT Cooperative Research Group. International study of SALT and blood pressure. Circulation. 1996, 94: 1629-34.
20.-Liu L, et al. WHO-CARDIAC Study Group. Inverse Relationship Between Urinary Markers of Animal Protein Intake and Blood Pressure in Chinese: Results from the WHO Cardiovascular Diseases and Alimentary Comparison (CARDIAC) Study. Int J Epidemiol. 2002; 31: 227-33.
21.- ADA Guidelines 2008.
22.-.Feinman RD. Fad diets in the treatment of diabetes.Curr Diab Rep. 2011 Apr;11(2):128-35. 
23.Ben-Avraham S, et al. Dietary strategies for patients with type 2 diabetes in the era of multi-approaches; review and results from the Dietary Intervention Randomized Controlled Trial (DIRECT).  2009 Dec;86 Suppl 1:S41-8.
27.- Feinman RD, et al. Carbohydrate restriction as the default treatment for type 2 diabetes and metabolic syndrome. 2008 Aug;42(4):256-63.