sígueme por Email

miércoles, 20 de febrero de 2013

¡300 'OBESOS' contra los Inmortales de Jerjes! Experimento McDonald's Día 9 FASE 1

  

  ¡300, Una película fundamental!

     La película comienza narrando la infancia de Leónidas y su entrenamiento para ser el próximo rey espartano. Un día, siendo ya rey de Esparta llega a visitarlo un emisario persa del rey Jerjes, hijo de Dario, que le comunica la exigencia de pagar un tributo de tierra y agua como prueba de la sumisión a Persia. Leónidas se niega y tira a un pozo al emisario y a sus escoltas. 

      Después de esto, consulta a los Éforos la posibilidad de que Esparta entre en guerra contra los persas,  aunque éstos deniegan su solicitud augurando un destino nefasto para toda Greciadespués de haber sido sobornados por Jerjes-. Así que, desobedeciendo al los monjes Éforos, recluta a 300 espartanos voluntarios para frenar al ejército persa en el desfiladero de las Termópilas. 


    Ya en el desfiladero, Leónidas y sus 300 valientes detienen a varias oleadas de guerreros a los que logra aniquilar sin sufrir ninguna baja. Asombrado ante la situación, el mismo Jerges ofrece a Leónidas un pacto y que sea su caudillo para toda Grecia. Leónidas lo rechaza, así que Jerjes envía a sus guerreros de élite a la contienda, los Inmortales, acompañados de toda clase de criaturas monstruosas como gigantes, rinocerontes, humanoides, etc.  

      Pero, aunque éstos consiguen que los espartanos sufran sus primeras muertes, los 'descendientes directos de Hércules? logran aguantar la posición y producir gran cantidad de bajas entre los aqueménidos.
     
     
   Pasados dos días de combate, Efialtes- un espartano deforme y jorobado, que fue salvado por su madre para no ser descartado en Esparta, que fue rechazada por Leónidas como soldado por no poder cumplir con los requisitos de la táctica espartana- visita a Jerjes y, a cambio de un uniforme, riqueza, lujos y mujeres, le revela al líder aqueménida el camino de la Senda Anopea, que le permitirá llegar hasta la retaguardia de los 300. Tras conocerse la noticia, el rey espartano se niega a retirarse para morir allí en cumplimiento de la ley espartana. Antes del combate final, envía a uno de sus soldados, Dilios, quien es famoso por su gran capacidad como orador, de vuelta a Esparta. Lo envía con su colgante personal, que prueba su muerte, y para que narre la historia del sacrificio de los guerreros al senado espartano. Al mismo tiempo Leónidas, con su ejército reducido a unas cuantas decenas de soldados, se ve rodeado por el ejército persa frente al propio Jerjes. Rechaza el ultimátum del portavoz persa e inicia un último ataque, tirando una lanza a Jerjes e hiriéndolo en el rostro. 


   El ejército persa acaba con las vidas de todos los espartanos. Dilios relata la historia a todos los soldados griegos que se preparan para combatir juntos en la decisiva Batalla de Platea, en la que participa, y al encender el recuerdo del sacrificio de Leónidas y sus 300, la alianza griega carga exitosamente contra el ejército persa y garantiza la victoria contra el imperio invasor, salvando al mismo tiempo el germen de lo que luego, con el paso de los siglos, será la Democracia Moderna.


¿Qué habría sido de la Batalla de las Termópilas si hubiera existido el Índice de Masa Corporal(IMC)?

    Todos tenemos 4 compartimentos en nuestro cuerpo: 
    
   - Hueso: Cuanto más hueso, mayor probabilidad de prolongar nuestra vida.
      
  - Músculo: Cuanto más músculo, mejor, ya que reduce la cantidad de glucosa circulante, nos reduce la inflamación crónica, y mejora la sensibilidad a la insulina- menos cantidades de insulina harán la misma acción, lo que es bueno-

     Grasa subcutánea: supone el 80% de nuestra grasa y también nos protege de los traumatismos, además de no ser metabólicamente activa, ni mala para nuestro organismo.

  - Grasa visceral: ¡ES EL ÚNICO DE LOS 4 COMPARTIMENTOS QUE ES MALO PARA NOSOTROS! ya que facilita la inflamación crónica, la resistencia a la insulina y el síndrome metabólico.


     A partir de todo esto, podemos entender que dos personas que midan y pesen lo mismo, puede que una de ellas sea obesa y la otra un atleta musculado, debido a que la forma más habitual de medir si uno está gordo o no es con el llamado IMC, que se calcula dividiendo el peso, en kilos, entre la estatura en metros al cuadrado. ¡Si el IMC está por debajo de 25, estaremos en nuestro peso correcto, si está entre 25 y 30, tendremos sobrepeso y si es mayor de 30, obesidad!, o eso dice la teoría.

  El problema del IMC es que no tiene en cuenta estos 4 compartimentos para su cálculo, ya que si uno lo tiene mayor de 25, en base a músculo y hueso, no tendrá que ponerse a dieta. Por ejemplo, Arnold Schwarzenegger en sus tiempos de Míster Olimpia tenía un IMC de 32, ¡Y NO ESTABA GORDO! 

¡Si Jerjes hubiera mandado un sanitario en vez de un emisario, para calcular el IMC a los espartanos, ninguno habría ido a la batalla porque hubieran estado todos pasados de IMC y los habrían echado del ejército!


  Este es el primer problema que hay con el IMC pero, el segundo y más importante es que; Como la grasa ocupa un 15% menos de espacio que el músculo, se puede ir perdiendo masa muscular, ganando grasa y pesar lo mismo, ¡PERO ESTANDO MUCHO MÁS GORDO! 

El problema es tan preocupante que, recientemente se ha publicado en varias revistas científicas, por parte de investigadores de la Universidad de Navarra que 1 de cada 3 personas que se consideran delgadas, en realidad, ¡SON GORDOS! y han publicado un algoritmo que permite calcular el % de grasa corporal, lo que nos da una realidad más cercana a si deberíamos perder grasa- aunque tengamos el IMC menor de 25- o no- aunque tengamos el IMC mayor de 25-

Todo esto nos ayuda a entender por qué 4 de cada 10 'supuestos delgados', tienen signos de inflamación crónica y riesgo cardiovascular, ya que, aunque el IMC sea normal, lo es en base a que "NO son espartanos", es decir, tienen poco músculo y mucha grasa, sobre todo, visceral!
  

¡No me veo gordo pero tengo hipertensión, colesterol o triglicéridos...! ¿Por qué?


Debido a todo esto que hemos comentado y al llamado, síndrome metabólico (SdMet), para saber si lo padece mire el cuadro siguiente.


         Para hacer el diagnóstico de SdMet no tienen que darse todas ellas, simplemente, con que se den 3 podemos decir que lo padecemos y que, por tanto, nuestro riesgo de desarrollar una diabetes, infartos cerebrales, cardíacos, trombosis y otros problemas cardiovasculares es muy elevado. Según los datos publicados con la población española, su prevalencia es aterradora y va a seguir aumentando en los próximos años- En parte a las directrices nutricionales de muchos organismos oficiales-


      Volviendo al tema de ayer con las LDLp, si uno tiene el valor de LDLc elevado y no tiene ninguno de los parámetros del SdMet, lo más probable es que la cantidad de LDLp sea baja, lo que indica que no tiene riesgo cardiovascular por su cifra de LDLc- ¡Y SU MÉDICO NO DEBERÍA DARLE FÁRMACOS-. Hasta que se midan las LDLp de forma rutinaria en las analíticas, es la mejor forma que tenemos de saber si estamos sanos o no. Y, viceversa, si uno tiene alterado el LDLc y consigue revertir los parámetros del SdMet, mejorará las LDLp  y reducirá su riesgo de morbi-mortalidad. 


 ¡El fontanero que se hizo rico reparando goteras!


  Todos los fenómenos y problemas que produce el SdMet está derivados de la llamada resistencia a la insulina. Y, sabemos que la mejor forma de reducirla y evitarla es, ¡REDUCIR LA INGESTA DE HIDRATOS DE CARBONO! Pero, ¿qué solemos recomendar los profesionales de la salud para estos pacientes? ¡QUÉ NOS INFLEMOS A HIDRATOS!


        Esto tiene tanto sentido como que un fontanero fuera a su casa para tratar sus goteras y, en vez de buscar por dónde pierde la tubería, le pusiera un cubo debajo del goteo continuo y le dijera que lo cambie cuando se llene... ¡Y ENCIMA QUE LE COBRARA POR ELLO...!

        Han pasado 15 años desde que el Dr. Reaven publicó una revisión sobre este tema titulada “Las dietas ricas en hidratos de carbono previenen el desarrollo y/o atenúan las manifestaciones del SdMet? Un punto de vista fuertemente en contra”, donde concluía que:
“Las dietas ricas en hidratos de carbono deben ser evitadas en el tratamiento del SdMet”.

Y, desde entonces, muy pocos son los manuales y profesionales que basan el tratamiento del SdMet en estas recomendaciones.  

Por otro lado, el tratamiento farmacológico más extendido para él son las estatinas, que son fármacos para reducir las cifras de colesterol en sangre. Teóricamente, sus principales efectos son:

1º.- Reducir los niveles de colesterol total.
2º.- Reducir LDLc.

Si recordamos las 5 características del SdMet-obesidad, HDLc bajo, TAG altos, hiperglucemia en ayunas e HTA-, podemos observar que ni el colesterol total, ni el LDLc forman parte del diagnóstico del síndrome, por tanto, la deducción lógica de todo esto es que:
  
“Ni las dietas ricas en hidratos de carbono, ni las estatinas son tratamientos adecuados para el SdMet, porque no reducen la resistencia a la insulina, que es la clave del problema”.



   Con todo lo que hemos visto hasta ahora, se deduce fácilmente que: El tratamiento más eficaz para el SdMet es reducir la resistencia a la insulina. ¿Cómo? Mediante 2 estrategias muy sencillas:

          1º.- “No echando más leña al fuego”: si la resistencia a la insulina se activa y perpetua por los carbohidratos, una dieta baja en ellos la reduce de forma muy eficaz.

          2º.-Ejercicio físico diario- caminar 30-60 minutos al día es suficiente-, ya que nos mejora el ratio TAG/HDLc.


      ¡Si Jerjes hubiera sabido todas estas cosas, habría diagnosticado de obesos a los espartanos y les habría inflado a hidratos para "reducir su obesidad"... Y ahora no tendríamos la democracia moderna...!
   

    Desde anoche, he empezado a experimentar el ardor de estómago de forma constante y el primer brote de dermatitis seboreica que sufro desde hace varios años- ya lo veréis recogido en el vídeo-documental-, además de las características típicas que ya he ido comentando estos días, de pesadez de abdomen, cansancio...

Un abrazo a todos y... 

¡Por favor, tengan cuidado ahí fuera...!






11 comentarios:

  1. Superinteresante todo esto, pero sólo para aplicación propia, porque si yo dentro de mi profesión transmitiera eso, no me crearían. Disfruto leyendote día a día. Un saludo. Yolanda (La Rioja).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ....si much@s más, en nuestra práctica diaria, perdiéramos el miedo a ese "rechazo incial de nuestro entorno", las cosas podrían llegar a cambiar. Entiendo tu punto de vista Yolanda, pero te animo a contribuir en esta lucha contra marea que derroca esos antiguos mitos sobre el tema de la nutrición. Y sobre todo, habiendo como los hay, tantos fracasos en el pasado siguiendo la "vieja escuela" y tanta evidencia que avala estas nuevas teorias.... Un saludo!

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Yolanda, por escribir y por seguir este experimento!! Me encanta que disfrutes leyendo los posts... Tal y como dice el compañero 'Anónimo' poco a poco conseguiremos ir cambiando la mentalidad anquilosada de instituciones, supuestos "expertos"... Pero eso, poco a poco, como dice el proverbio chino: Basta un poco cada día, si cada día se hace ese poco...

      Un abrazo fuerte y espero seguir viéndote por aquí!!

      Eliminar
    3. Anónimo, te felicito por tus palabras, valientes y sabias!! efectivamente, hay que luchar cada día por mejorar la salud de todos y cambiar las cosas, en la medida de lo posible!!

      Un abrazo fuerte, muchas gracias por el comentario y espero que sigas aportando ideas interesantes como éstas!!

      Eliminar
  2. Alvaro, que aunque no haya comentado en todas las entradas, te sigo y leo con interés. Me da un poco de apuro repetirme. Además, apenas nos conocemos más que a través del tema Dukan, y luego FB y TW. Soy una desconocida pero para mí te has(permíteme ya el tuteo PF)convertido en alguien cercano por tus opiniones, consejos, sabiduría y cercanía (dicho todo esto con mucho respeto). Y agradezco mucho tenerte entre mis amigos aunque sea a través de una red social. (y aunque suene pueril). Tus estudios además de interesantes tumban mucha literatura que hasta hoy era incuestionable, tu lucha contracorriente me resulta muy valiente. Sería más fácil dejarse llevar por la corriente mayoritaria, sin embargo, como te dije una vez, eres como el Quijote luchando con tus ideales y creencias, pero cuerdo y sabiendo de lo que hablas. A pesar de que te granjées críticas por parte de algunos de tu gremio.
    Con tus comentarios, libro, entrevistas escritas o de TV etc... sobre la dieta Dukan, acabaste por quitarme el miedo que pudiera sentir por haberla hecho contra la opinión de tantos que hablan sin saber.
    El experimento de ahora es además de interesante, divertido y muy ilustrativo, cada día aprende uno algo nuevo.
    Mucho ánimo, positividad no te falta, un abrazo
    Teresa Domínguez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo sé Teresa, sé que lo sigues y sé que me das ánimos diarios...

      Muchas gracias por tu entusiasmo y tu activa participación!!

      Me encanta que me consideres un amigo porque yo también te lo considero a ti y me gusta tener cerca, aunque sea a través de internet, a gente como tú!!

      Muchas gracias por todo!!

      Un beso y seguimos en contacto, no?

      Eliminar
  3. Alvaro, espero que en este experimento, hay colegas que te siguen como profesionales, ademas de tus conocimientos, xq si no, me empiezo a preocupar. Si, exagero, nadie se muere por comer mal 2 semanas, pero que valiente ers hijo! Imagino que ya le debes tener un asquito al fast-food que debes soñar con una verdura hervida.
    De paso, y casi seguro que ya lo sabes, porque creo que lo sabes TODO, hay mas gente del gremio que empieza, con argumentos cientificos, a levantar la voz en contra de la medicina que se practica hoy en día,
    He visto en una entrevista televisiva a 2 médicos que han publicado un libro en esta linea; me pareció interesante, pues coinciden en varias opiniones que has expuesto en este blog. El libro no lo he leído, pues no lo puedo comprar en papel por razones....materiales, intentaré buscarlo en la biblioteca o si lo encuentro, en la red. Se trata de esto:
    Sano y salvo: y libre de intervenciones médicas innecesarias
    Juan Gérvas y Mercedes Pérez Fernández

    Un abrazo, a la espera de la entrega de mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cezarina, ya está la entrega de hoy y sí, estoy supervisado por un amigo médico de UCI y un enfermero, así que no te preocupes que, si hubiera cualquier percance gordo, me atenderían bien y rápido...

      besos

      Eliminar
  4. yo ha eso le llamo el delgado obeso!! y hay a millones, me dedico ha hacer bioimpedancias y es super típico que una chica delgadísima de tipo tenga un 30% de grasa!!!y luego tengo a chicas que tienen un imc de 24 pero con un 42% de masa muscular y un 18% de grasa!!!ya ves que la báscula es la herramienta más inútil y mentirosa que hay en nuestros baños!!!, para salir de dudas hacerse una bioimpedancia de última generación que mida tronco superior y inferior nos aproximará más a la realidad de la composición de nuestros cuerpos y saldremos de dudas de si estamos gordos o no!!!

    Sé por lo que estás pasando con tu nueva dieta, a mi ya me pasa cuando el finde como algo de carbohidrato, reflujo, ganas de vomitar y ese cochino ciclo del azúcar que no me deja pensar más que en más azúcar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana!!

      Tienes toda la razón, una vez que te acostumbras a la vida baja en hidratos, cuando haces los excesos de fin de semana, te sientes fatal... Así que, sí, después de 12 días que llevo con esto, ya sabes cómo voy... DESEANDO QUE LLEGUE EL MARTES PARA PODER EMPEZAR CON LA FASE 2:
      - Mismas calorías de comida del McDonald's
      - No hidratos.

      Besos y seguimos en contacto!!

      Pd: Por eso es muy importante medir el % de grasa a los pacientes, porque si no, se creen que, como el IMC les sale bien, todo esta bien y piensan que no les sobran kilos o muy pocos...

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar