sígueme por Email

domingo, 17 de febrero de 2013

¡La rata que SE MATÓ de "placer" y otras paradojas del sistema de recompensas! Experimento McDonald's Día 6 Fase 1




   "Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos baratos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver tele-concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida... ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?"



     Con este monólogo de Ewan McGregor (Mark Renton, en la película) con voz en off empieza la película Trainspotting, que trata de un grupo de amigos enganchados a las drogas, cuyo protagonista principal, Mark, por una serie de acontecimientos (uno de ellos coge el VIH, otro va a la cárcel, etc.) y al conocer a Diane (Kelly McDonald, que no es hija de Ronald McDonald, sino actriz conocida por la película No es País para Viejos o la serie Boardwalk Empire), decide cambiar su vida, dejar las drogas, vivir una vida rutinaria y tranquila, porque: 

"Si hay algo peor que una vida monótona, aburrida y predecible es vivir escapando de ella continuamente"

  La película termina, igual que empieza, con otro monólogo de Mark: 

"Cuando estás enganchado tienes una única preocupación, pillar, y cuando te desenganchas de pronto tienes que preocuparte de un montón de otras mierdas. No tengo dinero, no puedo ponerme pedo. Tengo dinero, bebo demasiado. No consigo una piba, no echo un polvo. Tengo una piba, demasiado agobio. Tienes que preocuparte de las facturas, de la comida, de algún puto equipo de fútbol que nunca gana. De las relaciones personales, y de todas las cosas que en realidad no importan cuando estás auténtica y sinceramente enganchado al caballo."


¡Matarse a pajas...!


      En los años 50, dos estudiantes de doctorado en Montreal- Drs. Olds y Milner- descubrieron que, al conectar un electrodo en el cerebro de ratas, en el llamado centro del placer, preferían la estimulación del circuito del placer a la comida (aunque estuvieran hambrientas) o al agua (aunque pasaran sed). Las ratas macho que se autoestimulaban no hacían caso de una hembra en celo, y, para llegar a la palanca, cruzaban una y otra vez una rejilla electrificada que les aplicaba descargas en los pies. Las ratas hembra abandonaban a su camada recién nacida para seguir pulsando la palanca. Algunas ratas llegaron a autoestimularse hasta dos mil veces por hora durante veinticuatro horas con exclusión de cualquier otra actividad. Para impedir que murieran de inanición había que desconectarlas del aparato. 


     Esto ocurre, tanto en las ratas, como en los seres humanos, hasta el punto de llegar a ser capaces de no cumplir con las necesidades fisiológicas básicas (comer, beber o cuidar a la descendencia) para desatar el placer...

          Cuando algo nos produce placer, ocurren en nuestro cerebro, seamos conscientes de ello o no, las siguientes cosas: 


      1º.- Una sensación inmediata de placer- Lo que en Facebook se materializa con un ¡ME GUSTA!-

      2º.- Asociamos dicha sensación al entorno externo en el que ha ocurrido- Algo así como cuando José Luis Perales le pregunta "a ella": "¿Y CÓMO ES ÉL...?, ¿EN QUÉ LUGAR SE ENAMORÓ DE TI...? ¿A QUÉ DEDICA EL TIEMPO LIBREEEE...?-, como a nuestros pensamientos y sensaciones en dicho momento. 

    3º.- Puntuamos el valor de la experiencia- ¡Venga, hombre, no ha estado tan mal, no te preocupes, la primera vez es normal dejar...!-

    Y a partir de todos estos datos, en el futuro, podremos decidir elegir unas experiencias u otras en función de lo que nos suponga mayor placer y recompensa.
      


¡Super-adictivos de Ronald McDonald's!


     ¿Ronald McDonald's tiene trucos para estimular nuestro centro del placer? No sé si conoce el programa Superhombres de Stan Lee, el creador de casi todos los superhéroes de cómics y películas que conocemos- Lobezno, patrulla X, Hulk...- En él, Stan se dedica a buscar por el mundo hombres que tenga algún "superpoder"- Ser más fuertes de lo normal, aguantar un dolor suprahumano, ser muy elásticos...- ¡Pues bien! en este apartado nos vamos a dedicar a buscar, según los datos científicos publicados hasta la fecha, si en la comida basura existe alguna sustancia que la haga superadictiva y que contribuya a que queramos comerla continuamente, incluso hasta ser capaces de llegar a morir de placer...!

     La comida rápida es muy alta en calorías, grasa, azúcar, sal y cafeína, muy densa y diseñada especialmente para ser muy palatable. Además, cada día se esfuerzan más para que haya todo tipo de confort en el local; música ambiente acorde con los gustos de la juventud, wifi gratuito, asientos cada vez más cómodos... Con el fin de que nos sintamos como en casa, de que sea como el sitio de reunión de los amigos, donde poder picar un delicioso helado por 1 euro o quizás una hamburguesa con queso por el mismo precio...

     En el caso concreto de McDonald's, los estudios de mercado demuestran que las patatas fritas y el Big Mac supone el 70% del total de productos vendidos por la cadena de comida rápida. Si a estos dos le añadimos el refresco, las calorías medias ingeridas serán 1200 Kcal. ¡Al menos 1 de cada 2 Norteamericanos se comen un menú de estos 1 vez por semana!

     De los 4 ingredientes mágicos de la llamada comida basura, grasa, azúcar, sal y cafeína (Suena un redoble de tambor para dar emoción a la cosa) el/los que nos generan adicción es/son:

- ¿Serán las grasas?: No es ningún descubrimiento decir que la comida basura es muy rica en grasa, de hecho, 1 único menú del McDonald's contiene entre un 30 y un 50% de la cantidad de grasa diaria recomendada para una persona con un gasto calórico de 2000 Kcal. 
   
     Por un lado, que la comida sea rica en grasa, no es algo malo "per se", la dieta de los esquimales está basada en un 80% de grasa y no suelen tener enfermedades crónicas. Por otro lado, las grasas saturadas, aunque son las menos mejores de las grasas, ya hemos visto en repetidas ocasiones que, si no las mezclamos con hidratos de carbono, no nos generan daño al organismo. Además, curiosamente, la Guía Nutricional que dio origen a la "Pirámide Nutricional Saludable" .

        Los estudios que hay sobre la grasa indican que su consumo no presenta características adictivas, es decir, su ingesta no produce los fenómenos de tolerancia- cuanto más se come, más necesitamos para sentir el mismo placer-, ni de retirada- el dejar de consumirla no produce ni síntomas físicos, ni psíquicos de ansiedad, depresión, irritabilidad, etc.-  Debido a que las llamadas comidas "ricas en grasas" van, casi siempre, acompañadas de almidones (azúcar)- Pizzas, galletas, pan de hamburguesas, etc.- y que sabemos que, cuando a un alimento rico en grasa le asociamos azúcares, el deseo por consumirlo aumenta, incluso en personas con peso normal. 

       Por todo esto, el VEREDICTO del jurado del nuevo programa de Stan Lee es que: 

¡Este jurado considera INOCENTE a LA GRASA de los cargos de PRODUCIR ADICCIÓN!


¿Será la sal?: la sal es uno de los conservantes más baratos y utilizados por la industria alimentaria, ya que permite alargar de forma muy significativa la vida útil- fecha de caducidad- del alimento. La comida del McDonald's aunque es rica en sal, ya no lo es tanto, según ha reconocido la empresa en el especial de navidad sobre obesidad de la revista The Economist, porque han reducido un 11% el contenido en sal de sus productos, en el último año. 
  
      Los estudios que hay con animales sobre el efecto del consumo de sal y la liberación de dopamina en los centros del placer- recordemos que las ratas que se masturban dándole a la palanca sentían placer porque conseguían una liberación de dopamina en su cerebro-, demuestran que ¡la sal tampoco es el culpable que estamos buscando!

¿Será la cafeína?: El actual manual de diagnóstico psiquiátrico de la Asociación Americana de Psiquiatría DSM-IV- el DSM-V ya está redactado y casi listo para inundarnos de nuevas enfermedades psiquiátricas inventadas con el fin de medicalizar "a tó dios"- recoge la dependencia de cafeína, tanto física, como psíquica. Se calcula que, más de 3 de cada 10 personas que consumen habitualmente cafeína cumplen criterios de dependencia. Dolores de cabeza, fatiga, y dificultad para realizar las tareas habituales son síntomas que se observan en dichas personas cuando se les retira la cafeína- el fenómeno de retirada de las adicciones del que hablábamos anteriormente-. La tolerancia también se ha observado con el consumo de esta bebida.

¡YA TENEMOS AL CULPABLE DE LA ADICCIÓN AL McDonald's!

  ¡... Un momento... muchas personas no toman cola, sino fanta, cerveza o zumos, al igual que casi todos los niños, con su menú del McDonald's y también presentan adicción! Así que, ¡NO VOY A ACEPTAR QUE LA CAFEÍNA SEA LA ÚNICA CULPABLE DEL ASUNTO! Además, si esto fuera así, ¡lo que tienen que hacer los padres, para que sus hijos se hagan adictos a las lentejas o a lo que quieran es dárselas con coca cola, así irán como zombies todo el día pidiendo otro plato más...!

¡... Sigamos los interrogatorios y la búsqueda de la verdadera mente criminal de la adicción...!


¿Serán los hidratos?: Los estudios con ratones han demostrado que la ingesta de azúcares cumple todos los criterios de adicción: 
    
     - Retirada: Tras un periodo de ingesta abundante de los mismo, al dejar de darles hidratos, los ratones presentaban rechinar de dientes, temblores y signos de ansiedad.

      - Deseo & Búsqueda: Es el fenómeno por el que se obra proactivamente para satisfacer la ingesta de ese manjar, sin el que podemos pasar- Es algo parecido a los antojos de las embarazadas-. Cuando alguien tiene adicción a algún alimento es como si estuviera permanentemente con el antojo del embarazo.

      - Atracón: Como se les iba dando y retirando la ingesta de azúcar, de forma variable, las ratas, cuando podían comerlo, experimentaban este fenómeno del atracón, que consiste en aumentar de forma indiscriminada la ingesta del mismo, siempre que está presente. 

     - Tolerancia: El fenómeno anterior está muy relacionado con éste ya que, en parte, como el cerebro se habitúa a las dosis sucesivas, cada vez hay que consumir más para obtener el mismo placer. 



¡TRAS LAS INVESTIGACIONES, DETENCIONES E INTERROGATORIOS A TODA LA BANDA, YA HEMOS DESCUBIERTO el ROL DE CADA UNO Y A LOS VERDADEROS CULPABLES: 

 El jefe de la banda y cabecilla de toda la trama: 
¡LOS CARBOHIDRATOS!

El "pelota" del jefe de la banda: 
¡LA CAFEÍNA!

 Los sospechosos habituales, NO CULPABLES:
 ¡LA GRASA Y LA SAL!



Resumen del 6º día

   
Hoy, por salirnos de esa vida rutinaria de la que recomienda, al menos al principio de la película, el protagonista de Trainspotting, nos vamos a saltar esta sección, para, en el post de mañana, lunes, hacer una recapitulación de sensaciones, datos y el balance global de la primera mitad de la fase 1... ¡y todo aderezado con otra peli...! 

   ¿Te lo vas a perder?

Pd: Tengo miedo de que las autoridades sanitarias se enteren de este experimento, porque puede que quieran medicarme ya que, una de las nuevas enfermedades psiquiátricas que han incluido en el DSM-V es el llamado trastorno por atracón, que consiste en que si sales, al menos 1 vez por semana, a incharte a comer con los amigos, familia, etc. estás mal de la cabeza, padeces una enfermedad y debes tomar una pastilla, ¡pero todo por tu salud, claro!

11 comentarios:

  1. genial como siempre! conclusion: los hidratos de carbono son los malos... sip... lo he experimentado en mis carnes!!

    suerte!!

    ResponderEliminar
  2. Alvaro, pon un botón de "like" a tus publicaciones!

    PD-reconozco que soy adicta al...queso! Pediré hora en el loquero.

    ResponderEliminar
  3. Genial !! Además me he visto reflejada en esas ratas que mencionas que experimentaron el mono de HC con rechinar de dientes y escalofríos. Cuando un día cualquiera me paso de la ración de azúcares simples,por ejemplo,desayuno un donut en vez de una tostada integral,como un postre dulce tipo crema catalana y alguna pieza de fruta,resulta que al día siguiente lo paso fatal al evitarlos totalmente.Hace ya mucho tiempo que comprobé los ataques de hambre que causa el ingerir hidratos. Por eso ya tengo la pócima secreta para estar en línea. Tratar de evitarlos al máximo y si no se puede por motivos varios pues al día siguiente los elimino.
    Una vez más me quito el sombrero porque es un experimento estupendo.
    Myren.

    ResponderEliminar
  4. Yo he emperimentado también todo lo que comentas en esta entrada. Yo creo tener adicción a los HC, ahora lo tengo como más controlado, pero al venir mi novio los fines de semana llegue hace tiempo a coger por costumbre comprar bollería, cosas con chocolate, helados, pizzas, y todo ese tipo de cosas. Llego un momento en el que tenia todas esas condiciones que dices, y cuando de un día para otro "cortaba" y me intentaba alimentar sano empezaba a tener ansiedad, temblores, dolores de cabeza y sólo pensaba en que queria más. Tanto que en su momento llegó a ser un problema, tal problema que me sentía como si fuera adicta cualquier droga.
    En momentos me daba esa "compulsión" hasta la fruta...
    Lo curioso de todo, es que a veces compraba frutos secos como nueces o almendras (que creo que son ricas en grasas)...incluso probando la dieta Atkins me hacía pollo con mayonesa casera y jamás me dió nada de adicción, ni tenia sensación de necesitarlo como con los HC.
    Realmente no entiendo como los que se llaman a si mismos especialistas no son conscientes de que ese problema con los CH existe, de que muchisima gente es obesa por eso y no porque no sepan comer bien o lo que sea. A veces pienso que no se reconoce el daño que hacen los ch porque hay muchisimos intereses de por medio, porque son estos los que hacen que la gente siga comprando segun que productos y que si la gente se desenganchara, se perderían ventan y eso no lo pueden permitir. Parecido a lo que pasa con el tabaco, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Sara, todo lo que comentas.
      Pero hay algo peor en los CH, ademas de engordar, es el hecho de que sean los "vehiculos" que hacen que las grasas, incluso las buenas, como la del jamón y los buenos embutidos, se transforme en algo nocivo. Y luego te viene el especialista de turno que te recomienda que comas fruta, que no toques el chorizo y para rematarlo, te receta un fármaco que el día de mañana te dará problemas por todos los lados.
      Estoy especialmente sensible con este tema, pues hoy me he enterado que un conocido mío, que ha sufrido ya un infarto, que es diabético y ya le han amputado una pierna, ha estado 6 días en coma... No conozco los detalles, pues vive en California, pero por su historial y a pesar de no conocer los tratamientos que ha seguido, me imagino por donde iban los tiros.

      Eliminar
    2. Efectivamente, Sara, has dado en la clave, los intereses económicos de la industria y la falta de actualización de muchos profesionales han dado lugar a la situación actual de obesidad en la mayoría de la población y de enfermedad crónica.

      Lo único que me consuela es ver que en Estados Unidos muchas instituciones oficiales ya han cambiado la mentalidad y están empezado a desarrollar políticas sanitarias para evitar el exceso de hidratos... DENTRO DE 20 AÑOS LLEGARÁN A ESPAÑA!!

      Un abrazo fuerte!!

      Eliminar
  5. ¡Hola Álvaro!
    Yo soy una fiel defensora de las grasas y una detractora de los hidratos de carbono, a excepción de las verduras.
    Te quería preguntar, cuando te refieres a comer grasas sin miedo ni cargos de conciencia, pese a lo que se nos quiere "vender", y dices que nunca con carbohidratos... ¿Metes en ese saco también las verduras como las espinacas, lechugas, acelgas, cebollas, calabacines? Yo las tomo en presencia de estas verduras, y me gustaría conocer la respuesta para no incurrir en error.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Anónima!!

      Muchas gracias por tu comentario!! Te intento responder!!

      Cuando hablo de hidratos me refiero a panes, pastas, arroces, cereales, féculas, la mayoría de frutas, etc. pero NO A LAS VERDURAS (a las verduras feculáceas, como la patata, SI), ya que son la excepción de los hidratos, porque apenas llevan azúcares asimilables y son en gran parte fibra, además, llevan gran cantidad de fitoquímicos y antioxidantes.

      De las que me enumeras, las espinacas tiene gran capacidad anticancerígena. El caroteno de las espinacas es el más potente que hay en la naturaleza. Y las cebollas tienen un gran potencial antiinfeccioso y antitumoral por la capsaicina y otros fitoquímicos, además de prevenir la enfermedad cardíaca.

      Así que sí que puedes tomarlas con grasas, es la mejor opción y, la ensalada con aceite de oliva virgen extra o unas verduras al horno con aceite y algo de especias, son los mejores ejemplos!!

      Un abrazo y espero a ver respondido a tu pregunta!!

      Eliminar
    2. Brutal, Álvaro... Vengo a tu blog por recomendación y creo que vine para quedarme ;D
      Gracias por tu rapidísima respuesta, esperaba que fuese tal como me comentas, es un alivio leerte.
      Las espinacas y acelgas son de mis platos preferidos, ya que tengo un huerto y las sembramos de forma ecológica, de la tierra al plato prácticamente, jejeje. Y a las cebollas soy adicta... esas sí que vienen de la frutería, no las tengo sembradas ¬¬
      He llegado a ti a través de la filosofía Dukan (dieta que he leído y he "estudiado"), aunque muy criticable para mí el tema de no incluir grasas saturadas y prohibir aceites saludables como el de oliva o girasol. Para mí estas grasas son igual de necesarias aunque siempre con cabeza. Creo que hay mucha gente (tras leer muchos testimonios) a las que les deja de funcionar la dieta Dukan por no consumir grasas durante tanto tiempo, ya que el cuerpo se acostumbra y las hormonas dejan de trabajar correctamente. Pero es una opinión personal, por tanto, no profesional.
      Voy a aprovecharme de tu confianza y voy a atreverme a plantearte otra pregunta:
      Practico deporte, y llevo una semana con una necesidad imperiosa de "grasas", no sólo a la hora del mediodía que sí me las permito con frecuencia, sino en la cena. ¿Crees que me puede perjudicar si quiero perder algo de volumen aún? (No hablo de peso porque si algo he aprendido es que el peso es poco determinante en muchas ocasiones). No tengo sobrepeso para nada, pero sí quiero bajar algo más por estética y por ser una doña presumida .
      He intentado reprimirme en estos días, pero me resulta imposible, o como mi queso curado (soy adicta a él como manjar exquisito) o me da la sensación de que atracaría la despensa con alimentos nada saludables (véase hidratos poco saludables).

      Muchas gracias por tu ayuda y sabiduría.

      Un abrazo enorme.

      Eliminar
    3. No te preocupes por tomar grasas, durante el deporte, de hecho es el mejor combustible para el músculo, una vez que está keto-adaptado!! No engordarás, ya que, la grasa sólo cuando está en presencia de insulina alta- por los hidratos- es cuando se almacena como tal y nos hace engordar. Así que, no te preocupes por comer quesos y otras grasas de buena calidad. Además, el queso, reduce la absorción de un cierto porcentaje de calorías en el intestino, así que, GENIAL!!

      No se si te sirve la respuesta!!

      Un abrazo fuerte y espero seguir viéndote por aquí!!

      Eliminar
  6. Claro que me sirve tu respuesta.
    Y me has llenado de optimismo, jejeje.
    Por cierto, me acabo de dar cuenta de que se me publican los comentarios como "anónima", ¡qué mal!
    Voy a iniciar sesión para ser "conocida", jeje.
    Ahora una confesión... Llevo todo el fin de semana con más de 7 entradas leídas del tirón, sobre todo las del experimento McDonald's, ¡eres muy grande, Álvaro!

    Por cierto, no te lo tomes a mal, por fa, pero sí como una crítica constructiva. Después de mi ansiosa lectura de tus entradas, he terminado algo fatigada con el tema fondo negro y la tipografía. No sé si te has planteado el cambiar un poco la estética del blog, creo que ayudaría a que la lectura fuese más amena y agradable.
    Si necesitas ayuda me cuentas, soy casi periodista y sobre estos temas entiendo algo ;D
    Para todo lo que pueda servir, aquí me tienes.

    Un abrazo enorme.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar