sígueme por Email

jueves, 14 de febrero de 2013

¿Ver deportes nos puede hacer engordar más que ver películas de risa? Experimento McDonald´s Día 3 FASE 1

¡Un día de furia NO es el mejor día para comer hamburguesas... si llevan pan y patatas!


     No se si recuerdan la película Un Día de Furia, protagonizada por Michael Douglas (en la peli, William Foster). Will, trabajador, divorciado con una hija y con un sustrato mental de desequilibrio- es decir, si las cosas van bien, no pasa nada, pero si está sometido a presión, ¡explota!-. El día en el que trascurre la acción, es el cumpleaños de su hija y, su encantadora ex-mujer decide ponerlo a prueba prohibiéndole que vaya a verla. Él, decidido a ir a celebrar el cumpleaños y felicitarla, coge el coche camino de casa de la ex y, a partir de ahí, le ocurren todo tipo de factores estresantes (atascos de tráfico, precios abusivos en tiendas, intentos de atracarlo, etc.), que hacen que se le exprese ese "Hulk" que todos llevamos dentro... En definitiva, a las 11:35 a.m. acude a una hamburguesería para desayunar, pero le dicen que "No le pueden servir el menú del desayuno, sino uno de los de almuerzo, porque los desayunos acaban a las 11:30 a.m..." Al final, el estrés le hace desenfundar la ametralladora... Y CONSEGUIR SU HAMBURGUESA PARA DESAYUNAR...!!




La pregunta es:

¿Cuándo uno está sometido a mucha presión y estrés, comer muchos hidratos de carbono es bueno, malo o no influye en nuestro peso corporal?


La paradoja del estrés en la ganancia de peso

(Nota: este apartado es un extracto modificado y adaptado del libro Adelgazar para Ejecutivos)

    ¡Como siempre, en el organismo intervienen las dichosas y caprichosas hormonas!, "En el estrés, participan tres"

Las dos primeras hacen de “poli bueno” (nos inhiben las ganas de comer) y se llaman CRF y ACTH y, la tercera, llamada cortisol, es el “poli malo” (nos “obliga” a comer sin parar, además de facilitar que lo que comemos se almacene como grasa).

            Cuando empieza una situación estresante (En el caso que nos ocupa, que a William, con el día que lleva, no le sirvan una hamburguesa para desayunar), lo primero que hace el organismo es secretar en el hipotálamo CRF (es el pistolero más rápido al oeste del Pecos y en escasos segundos ya está en sangre)- Will, ya tiene grandes cantidades de CRF por toda su sangre antes de que la amable cajera del burguer haya terminado de esbozar su amplia sonrisa mientras le niega el objeto de su deseo-. Ésta, estimula a nivel de la pituitaria la producción de ACTH (al ser el segundo pistolero más rápido al oeste del Pecos, tarda 30 segundos en aumentar en sangre), que activa, finalmente, la producción de cortisol en la glándula suprarrenal (que es un pistolero muy lento pero efectivo, es como si fuera un francotirador, por eso tarda unos 30 minutos en elevarse en sangre)

        Una vez que tenemos todos los “pistoleros” en situación, comienza el juego para intentar controlar, salvar, resolver o evitar la situación que nos ha generado la respuesta estresante- ¡Michael Douglas quiere conseguir su desayuno, cueste lo que cueste! Por tanto, en función de las cantidades que haya de cada uno en nuestra sangre, podemos considerar que hay 3 tipos de situaciones estresantes:
            - MUCHO CRF y ACTH; POCO Cortisol:   Estamos en los primeros minutos de estrés.
     - MUCHO CRF, ACTH y Cortisol: Estamos en            medio de un hecho estresante prolongado.
    - POCO CRF y ACTH; MUCHO Cortisol: El             agente estresante ha desaparecido y estamos en proceso           de recuperación.
           
            Por tanto, en base a esto, dependiendo de la duración del agente estresante, nuestra respuesta fisiológica nos hará:
¡Comer o no comer, esa es la cuestión?

             Tras una situación de estrés verdadero en la que se han secretado los tres pistoleros:

            - Si cede a los pocos minutos, como CRF y ACTH se eliminan de la sangre más rápido (2 minutos tras ceder el agente estresante) que el Cortisol (tarda unas 2 horas tras el fin del agente estresante), se nos estimulará el apetito- Es lo que le ocurre a nuestro protagonista ya que, en escasos 5 minutos, ha resuelto el agente estresante y ha conseguido su hamburguesa. Por tanto, es difícil que sólo con una de ellas se quede satisfecho, así que seguro que pica entre horas y come más de la cuenta, porque el Cortisol, que es el único que le quedará en sangre en las próximas 2 horas, estimulará el centro del apetito-. 

            - Si el agente estresante se mantiene mucho tiempo, como CRF (que recordemos que es el pistolero más rápido y llega primero al centro del hambre y lo inhibe) y ACTH permanecen en sangre mucho tiempo, al igual que el Cortisol (que cuando llega al centro del hambre para estimularlo, como ya le ha disparado CRF, no tiene respuesta ante él), se inhibe el apetito- es la respuesta de estrés típica de los procesos de ruptura inesperados, de las enfermedades crónicas en las que se espera un desenlace fatal, etc.-.

            Por tanto, como los agentes estresantes de nuestra vida actual no suelen ser continuos (no nos persigue el león = jefe durante toda la mañana para que hagamos algo), sino que van en “oleadas” a lo largo del día:
Nuestra respuesta de estrés habitual genera la pauta de aumento del apetito.

     Y, si nos decidimos por comer alimentos ricos en hidratos de carbono durante estas oleadas de estrés, la insulina se activará, junto con el cortisol y entre los 2 nos harán engordar, a diferencia de si comemos alimentos ricos en grasas y bajos en hidratos, tal y como veremos en el post de mañana. 
            
     Volviendo a la pregunta del título del post, ahora espero que comprenda que si se dedica a ver un partido de fútbol de su equipo favorito y empieza a comer patatas fritas y bollos, junto con refrescos azucarados, engordará más que si se toma una cerveza con aceitunas y algo de frutos secos (pipas, pistachos, almendras, etc.). Si no, espero que después del post de mañana sí que quede claro del todo.

Resumen del 3º día


-    Kcal totales: 2905.
- %Kcal desde carbohidratos: 51,2%.
- %Kcal desde grasas: 37%. 
- %Kcal desde proteínas: 11,75% (1,08 gr. de proteínas/kilo de peso).
- Sal: 7,7 gramos.
- Fibra: 15,6 gramos. 

Mis SensacionesAunque no estoy tomando la cantidad de fibra diaria recomendada oficialmente (en torno a 20 gramos/día), sí que tomo más que la media (no se suele tomar más de 10 gramos/día) y, gracias al efecto que los hidratos de carbono tiene sobre mi sistema digestivo, voy al aseo muchas veces, de hecho, voy cada vez que como. Esto es el llamado reflejo gastrocólico, típico de los niños lactantes, que consiste en que cada vez que se come y llega la comida al estómago, se produce una contracción en el colon que da las ganas de ir al baño, lo que me está haciendo que tenga el culo como el de Hellboy...

       Por la noche he dormido algo mejor, sólo me he despertado una vez, después de creer que llevaba horas durmiendo profundamente, pero en realidad sólo habían pasado unos 20 minutos. Me he levantado con sensación de cansancio...



4 comentarios:

  1. Resulta interesante y divertido leerte, la introducción cinéfila es genial, como la de ayer, y el efecto de la prueba, seguiremos atentos
    :)
    hasta mañana, un abrazo
    Teresa Domínguez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias de nuevo, Teresa!!

      Me encanta que te guste y te divierta, tanto el post, como el seguimiento!! Con personas como tú da mucho gusto y ánimo hacer y seguir con el experimento...

      Besos. Qué disfrutes mucho el día!!

      Eliminar
  2. ¡Joder! (con perdón) Jamás me explicaron las hormonas con metáforas del oeste en la carrera. Me encantan los post. Sigo atento no, lo siguiente, al experimento.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Javier, por todo!! Por los comentarios, por el seguimiento, por los ánimos y por la recomendación del blog. Es un placer y un honor para mi, como ya te he dicho por otros medios, que un profesional de la medicina como tú valore estas cosas, tenga interés, curiosidad y sentido crítico y esté ayudando a sus pacientes con cosas tan sencillas pero tan olvidadas como la alimentación...

    Mil gracias!!

    Un abrazo fuerte!!

    ResponderEliminar